fbpx

LA IMPORTANCIA DEL CUIDADO DE LOS PIES DE LOS ADULTOS MAYORES

No los solemos tener en cuenta ni son los primeros que son objeto de nuestros cuidados, pero son fundamentales para conservar nuestro bienestar.

Los pies son una de las partes del cuerpo que más acusan el paso del tiempo, por el peso que han soportado a lo largo de los años y por las enfermedades características de la tercera edad (trastornos de circulación, diabetes o hipertensión). Una buena salud en los pies del adulto mayor tiene importantes repercusiones en su salud general.

Algunas de las afecciones más comunes son:

  • La falta de hidratación: piel seca y escamosa, lo que disminuye la sensibilidad.
  • Las alteraciones en las uñas (distrofias ungueales). Éstas pueden llegar a engrosarse y curvarse hasta el punto de introducirse en la piel y causar inflamación, dolor e infecciones.
  • Hiperqueratosis. Los callos son bultos de piel endurecida en forma de cono, que suelen formarse en la parte superior de los dedos más pequeños del pie. Las callosidades son un exceso de crecimiento de la capa más externa de la piel, debido a un roce excesivo o a la sobrecarga continuada. Ambas afecciones pueden provocar cambios que alteren la marcha y producir molestias.
  • Artrosis: es una enfermedad causada por el desgaste del cartílago en las articulaciones. Cuando esto sucede, se empieza a generar una deformación leve de la articulación que produce un dolor más o menos intenso.
  • Artritis reumatoide: es una enfermedad crónica causada por la inflamación de la membrana que recubre los cartílagos de las articulaciones y tejidos circundantes, lo que ocasiona dolor, hinchazón y sensación de rigidez. Según estudios recientes en podología, la artrosis o la artritis son la causa del 75% de los problemas que presentan en los pies las personas de más de 65 años.
  • Hallus Valgus. Este nombre tan sofisticado no es más que el popularmente conocido como “juanete”. Es una desviación del dedo gordo del pie hacia el resto de los dedos, lo que provoca incomodidad y dolor, y puede conducir a la discapacidad y generar hábitos sedentarios. Se suele dar en mujeres por el uso de calzado inadecuado o por su condición genética.

La detección y tratamiento en una fase inicial de cualquiera de estas dolencias es fundamental para evitar futuros problemas como la incapacidad funcional y molestias crónicas, que pueden ser muy dolorosas y desembocar en situaciones de dependencia.

Los pies deben lavarse diariamente con agua tibia, jabón neutro y una esponja o manopla suave, prestando especial atención a los espacios interdigitales. Es esencial un cuidadoso secado con una toalla suave, insistiendo entre los dedos de los pies para evitar la formación de hongos. Finalmente, se deben hidratar a ser posible con productos ricos en urea o ácido salicílico.

Se deben examinar los pies con frecuencia, inspeccionando la planta y el dorso y, específicamente, los espacios digitales y las uñas.

El cortado de las uñas también merece especial atención para evitar problemas en el futuro. Siempre debe hacerse de manera horizontal y sin dejarlas muy cortas, para evitar que al crecer se claven en la carne. Es recomendable que el cuidado y corte de las uñas lo realice un podólogo profesional, ya que las personas mayores no tienen muchas veces la flexibilidad necesaria para llegar hasta los pies, o la suficiente agudeza visual, y pueden provocarse heridas.

Por supuesto, se deben cambiar los calcetines de forma diaria, preferiblemente de algodón y ni muy sueltos (para evitar pliegues o arruguitas molestas que provoquen roces), ni muy apretados (para que no se dificulte la correcta circulación).

Los expertos recomiendan zapatos de piel, con una buena sujeción, antideslizantes, de suela gruesa y sin costuras que puedan causar roces. Se aconseja que haya de 2 a 3 cm de distancia entre los dedos y la punta del zapato, y que se revise su interior a menudo para ver si hay algún objeto que pueda causar daño. También debería evitarse el zapato abierto o andar descalzo. Las mujeres pueden llevar 2 o 3 cm de tacón, no más, ya que eso provocaría una mala distribución del peso.

Las plantillas a medida también son una buena opción ya que consiguen distribuir mejor el peso del cuerpo, acomodan la parte blanda de los pies y ayudan a disminuir el exceso de presión sobre la planta, evitando alteraciones en rodillas y caderas, y la aparición de durezas.

Otras dolencias frecuentes en la tercera edad como la diabetes pueden agravar todos estos problemas. Las personas diabéticas tienen mucha más probabilidad de padecer úlceras que se pueden infectar, llegando en casos extremos a la amputación. Por ello es fundamental que revisen diariamente sus pies, ya que pierden la sensibilidad y no se dan cuenta de los daños que puedan estar sufriendo. Existen productos específicos para el cuidado del pie diabético, ya que el desequilibrio en el azúcar afecta al pie en cuanto a las infecciones que se puedan dar en la piel o en las uñas.

También hay que tener en cuenta lo que significa el sobrepeso para la salud de nuestros pies. La obesidad afecta ya a aproximadamente un cuarto de la población de más de 65 años. Cuanto mayor es el peso, peor es la salud de los pies, y puede provocar dolor en las plantas, grietas en los talones o problemas circulatorios. Como consecuencia, se pueden generar molestias en las articulaciones de las rodillas y tobillos. También favorece la aparición de uñas encorvadas.

Es sorprendente la importancia que tienen los pies en la salud, especialmente la de nuestros mayores. Es esencial que, para evitar intervenciones más severas, se visite al podólogo de forma regular para detectar cualquier anomalía y así se pueda ofrecer un tratamiento adecuado desde las primeras fases, además del cuidado diario.

Los profesionales de CAYSAM saben cómo atender a su ser querido, cuidarán de su seguridad y de todas sus necesidades. También tenemos un acuerdo con podólogos profesionales que pueden acudir a su domicilio y evitarle así molestias y desplazamientos.

Llámenos y estaremos encantados de responder a sus preguntas o solucionar cualquier duda que pueda tener.

¿Listo para empezar?   Contáctanos