fbpx

¿Las personas mayores tienen riesgo de padecer trastorno afectivo estacional?

Durante los meses de invierno, es fácil para las personas de todas las edades empezar a sentirse encerradas, e incluso un poco de mal humor. Con un clima frío y el ajetreo y el bullicio de las vacaciones, es bastante natural sentirse un poco deprimido durante la larga temporada de invierno.  Los problemas de movilidad limitada y aislamiento social se acentúan en los mayores de manera  más intensa en Navidad.

Sin embargo, si nota que su familiar está sintiendo tristeza, letargo o inquietud durante un período prolongado de tiempo, los expertos advierten que podría padecer el denominado Trastorno Afectivo Estacional (TAE). Y no es la del banco….

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

El instituto Nacional de salud mental define el Trastorno Afectivo Estacional como un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de síntomas de depresión, generalmente en invierno.

Si bien se ha convertido en algo así como una palabra de moda en los últimos años, el TAE es tal vez menos común de lo que usted podría pensar. Se estima que alrededor del 10 al 20% de la población puede sufrir de una forma más leve de depresión estacional, que causar efectos y síntomas similares, incluyendo:

  • Pérdida de energía
  • Falta de interés en las actividades
  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad e irritabilidad
  • Retiro de situaciones sociales
  • Cambios en el apetito (como comer en exceso)
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Fatiga

El TAE es cuatro veces más común en las mujeres que en los hombres. Dicho esto, las tasas generales de depresión en los ancianos son altas. En España según los datos publicados por la UNED entre el 15 y 35% de los ancianos sufren algún tipo de depresión. Para empeorar las cosas, la afección a menudo pasa desapercibida y no se diagnostica.

El invierno puede ser psicológicamente difícil para  los adultos mayores.

¿Qué pueden hacer los familiares para ayudar?

Si nota alguno de los signos de advertencia de depresión en sus seres queridos ancianos, asegúrese de ayudarles a ponerse en contacto con un profesional médico lo antes posible. Si su ser querido está lidiando con el trastorno afectivo estacional, puede haber opciones de tratamiento disponibles que puedan ayudarles a controlar los síntomas; en otros casos, los familiares pueden ayudar a hacer algunos cambios en el estilo de vida.

Estos son algunos consejos para ayudar a evitar algunos de los efectos de la depresión en invierno:

Encontrar tratamientos para el TAE

Si su ser querido es diagnosticado de TAE, los profesionales médicos a menudo recomiendan una combinación de   terapia de conversación y fototerapia, que está destinado a reemplazar la disminución del sol de los meses de otoño e invierno utilizando la exposición diaria a la luz brillante y artificial

Aumentar el consumo de vitamina D

Los individuos con TAE a menudo tienen  niveles bajos de vitamina D en la sangre. A veces llamada la “vitamina del sol“, la vitamina D es vital para mantener un corazón sano, huesos fuertes y un sistema inmunitario que funciona. La deficiencia de vitamina D es particularmente frecuente —y peligrosa— para los adultos mayores.

Si las pruebas revelan que su  familiar es deficiente en vitamina D, puede pasar más tiempo a la luz del sol o tomar suplementos. Incluso puede ser más eficaz llevar una dieta rica en vitamina D, que puede provenir de fuentes como yemas de huevo, queso y pescado graso (como el salmón). Algunos alimentos básicos comunes para el hogar, como la leche, el yogur, los cereales y el zumo, también tienen niveles altos  de vitamina D. 

Mantenerse activo y comprometido

Estar activo física y socialmente puede ayudar a las personas de todas las edades a evitar la depresión invernal. Es recomendable que los adultos mayores  realicen al menos 30 minutos de ejercicio al día. Las personas de la tercera edad que permanecen socialmente relacionadas  tienen mejor salud mental que sus compañeros más aislados.

Procure ayudar a sus seres queridos mayores a involucrarse en las celebraciones navideñas, y anímeles a pasar el mayor tiempo posible con amigos y familiares.

Comer y beber responsablemente

¿Alguna vez han oído la frase “eres lo que comes”? Los estudios han demostrado que existe una relación directa entre lo que comemos y bebemos y nuestra salud en general. Durante los meses de invierno, los expertos animan a las personas mayores a limitar su consumo de alcohol y centrarse en comer una dieta sana y equilibrada, mientras reducen los  refrescos azucarados y con almidón. Anime a su ser querido a beber mucha agua y haga que sea lo más fácil posible para ellos acceder a los líquidos, para que puedan  mantenerse hidratados y saludables durante toda la temporada. 

Hágase la luz

¡Un poco de luz puede hacer mucho! Anime a su ser querido a abrir las cortinas y dejar que entre la luz del sol en días particularmente luminosos. Incluso puede ayudar a su familiar mayor a instalar su silla o mesa favorita en una zona que recibe mucha luz natural. Igualmente  es  importante ayudar a su ser querido a pasar un tiempo de calidad al aire libre, tanto como  le sea posible. 

¿Busca ayuda adicional durante los meses de invierno?

Con vacaciones, viajes y mal tiempo, los meses de invierno pueden ser agitados y difíciles, tanto para las personas mayores como para los cuidadores familiares que los apoyan.

Si tienes un ser querido anciano podría beneficiarse de un apoyo y atención personalizados, o incluso de una visita regular de un  cuidador profesional. La atención de los cuidadores se centra en proporcionar a las personas mayores el apoyo práctico y diario que necesitan para vivir de forma independiente, al mismo tiempo que promueve un mejor bienestar social y emocional para los adultos mayores.

El cuidado profesional es una manera flexible, asequible y adaptable de asegurarse de que su ser querido pueda aprovechar al máximo la temporada de invierno. A lo largo de los meses de invierno, un cuidador puede ayudar a mejorar la calidad de vida de su ser querido y levantarle el ánimo al:

  • Proporcionar apoyo con las actividades de la vida diaria
  • Ofrecer servicios  para recados, reuniones sociales, citas médicas
  • Ayudar con la compra, preparación y servicio de la comida
  • Ayudar con la limpieza
  • Ofrecer medicamentos y recordatorios de ejercicios
  • Ayudar a las personas mayores a conectarse con su familia y amigos

¿Quiere hablar con más profundidad sobre el cuidado de sus seres queridos ancianos?

¡Estamos aquí y encantados de ayudarle!

Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto con CAYSAM  y podremos valorar el mejor plan de acción para usted y su familia.

Ayudamos a proporcionar a las personas de la tercera edad una mayor calidad de vida, al tiempo que ofrecemos un respiro y tranquilidad para los cuidadores familiares que podrían necesitar algún apoyo. Nuestros profesionales ayudan a estimular a nuestros clientes física, mental y emocionalmente, empoderándolos para vivir un estilo de vida activo y enriquecido.

¿Listo para empezar?   Contáctanos